Foro Abierto de Cátedra Virtual

¡ Bienvenidos queridos hermanos ! Expongan sus mensajes sin necesidad de registrarse. Todo mensaje fuera de contexto, será borrado.
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 "LA MORALIDAD".

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
bartolow
Invitado



MensajeTema: "LA MORALIDAD".   Vie Mayo 24, 2013 9:06 pm

                                                              LA MORALIDAD


De nuestro Archivo Balanza No. 2l6 – 2l7  15 de Enero 1942.

Decimos que cada individuo es hijo de sus obras. Esto no es simplemente un concepto, sino una ley fatal, porque responde en todo el esfuerzo que obliga a los elementos que componen a nuestro cuerpo y que no se refiere únicamente a nuestro paso actual por la tierra sino así mismo a lo innato que tenemos de otras épocas.

El  cuerpo del hombre es un instrumento dotado de una  sensibilidad propia, pero esa sensibilidad es efecto de otras sensibilidades inherentes a los átomos que la componen. y son estos los que constituyen – dichas en forma elemental, pues realmente podríamos extender   científicamente sus efectos  aún más allá- la llave del verdadero impulso que tantos espíritus ligeros han desestimado y creído poder remediar  sin dificultad alguna.

Hay hombres, que movidos por determinadas circunstancias, cometen un hecho considerado delictuoso si se presenta bajo otro aspecto  y su actitud no les confunde ni les envuelve. Otros en cambio se ven precisados a cometer el  mismo hecho y se manchan  en ello hasta convertirse en delincuentes  de verdad. La diferencia  estaba en la pureza moral desde luego, pero para colocarlo al alcance de todos debe añadir, que reside en la moral que cada uno ha sabido imprimir en sus obras de antaño y ahora.

Los estados de morbosidad que se han formado, no se pueden curar con palabras ni con el proceder de un momento; por ello como hombre en las presentes circunstancias debe colocar cada uno en su lugar, que nos obliga a desechar a ciertos enfermos morales y espirituales de los cuales no se puede esperar otra curación posible que en carnaciones  de dura prueba.

Hay hermanos que creen que los consejos bastan para curar o enmendar a un equivocado, que arrancar a un hombre de un centro de amalgama e introducirlos en los senderos del verdadero sentimiento se consigue con la constancia y el razonamiento.

Cada hombre debe estar en su lugar, por ello no es solo necesario obedecer, sino saber obedecer, porque  practica el mal, ser un estorbo, no oír la buena inspiración que podemos tomar de todos los hechos y aun de las palabras y pensamientos, es también una obediencia a quienes instan de tantas formas, No debemos estar convictos de nuestra moral ni perfección, sino como si se tratara de otros, juzgar nuestro proceder por nuestra obras y por ello procurar cada día  de ser mejores. Será todo lo difícil que se quiera, porque al no señalar medida tiene cada hombre la libertad de ser su propio árbitro en la senda del bien. Pero no lo tiene en el mal, en el capricho y en el orgullo. Y es sin embargo ésta la fuente de todos los descontentos, de todas las rencillas y de todas las criticas. Cada uno quisiera ser un árbitro de lo que dicta su conveniencia, sujetando a los demás a su moral personal, sin dar importancia a sentimientos e ideas mayores que pueden imperar en otros individuos como efecto de su lucha más fructífera y constante. Y si dice darle importancia, es basado en fanatismo que conduce al mismo fin que pretende convertir a los que admiran como cómplices de sus intenciones.

Durante muchos siglos se ha dado la voz de alerta para que cada uno tratara de fortalecer su moral y aprendiera a orientar sus moléculas, Por desgracia muchos lo han desoído, y hoy no tienen remedio, hay  que dejarles merodear en los ambientes de su afinidad hasta el momento en que serán barridos de los lugares que infeccionan y corrompen.

La sentencia dice “Exponer sin Imponer” que es la consigna de los que tienen la suerte de figurar entre los  elegidos. Si aparecen elementos extraños  es porque han faltado a esa consigna algunos de los que habían dado esperanza mayor, y se hará posible de las penas que se sancionen para los que han creado la situación actual.

Ya paso la hora de las enmiendas, ahora lo es de cerrar filas en las pruebas que han de definir a qué grado corresponde cada alumno dentro de la escuela del infinito.

Esfuércese pues cada hombre en ser moral, ajustándose al grado que haya alcanzado con la moderación y la dignidad que le corresponden, y teniendo presente que la gravedad de los momentos actuales exigen una máxima disciplina moral si se quiere evitar verse colocado en situaciones inevitables  en un futuro próximo. En el reinado de la Justicia nadie es  perseguido ni descubierto, sino que cada uno se descubre así mismo y le atormenta su propia conciencia, en cuya consecuencia deben obrar los que han de legislar y velar por el bien y el orden.  

Atentamente,

Bartolo Walle Guevara.


 
Volver arriba Ir abajo
 
"LA MORALIDAD".
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Abierto de Cátedra Virtual :: Tu primera categoría :: Foro abierto de Cátedra Virtual-
Cambiar a: