Foro Abierto de Cátedra Virtual

¡ Bienvenidos queridos hermanos ! Expongan sus mensajes sin necesidad de registrarse. Todo mensaje fuera de contexto, será borrado.
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 EL DÍA EN QUE TERESA VIO A MARÍA.-.-.HNO. VALMORE MARTÍNEZ.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
VALMORE MARTÍNEZ
Invitado



MensajeTema: EL DÍA EN QUE TERESA VIO A MARÍA.-.-.HNO. VALMORE MARTÍNEZ.   Vie Sep 26, 2014 5:54 pm

Valmore Martínez.

EL DÍA EN QUE TERESA VIÓ A MARÍA.

Esta VIDENCIA que voy a transcribir fue tomada del libro “TE PERDONO”, y se dio en los últimos meses de vida material de Teresa de Jesús de Ávila, en el año 1582.

Doy a conocer esta única videncia que tuvo “Teresa de Jesús de Ávila con María de Nazaret por tres razones:

1) Porque la humanidad de la tierra no encontrará esta información en ningún otro Documento más que en el libro mencionado; 2) Porque en toda la existencia material de Teresa de Jesús solo tuvo esta ocasión de tener una videncia con la madre de su adorado Jesús, y ocurrió meses antes de desencarnar pues ya llevaba en su sangre el veneno que otra Monja le había inoculado en su cuerpo a través de las comidas y; 3) Lo publico como un homenaje al espíritu de Teresa de Jesús de quien, el 28 de Marzo, se cumple un año más de su nacimiento en tierras Españolas en el año 1515.

ESTA EXPERIENCIA MEDIANÍMICA CON MARÍA DE NAZARET LA RELATA TERESA DE JESÚS DE LA SIGUIENTE MANERA, EN EL LIBRO “TE PERDONO”:

-TERESA: -Me reuní después con la comunidad y comimos tranquilamente, esmerándose todas en hacerme finezas y agasajos; terminada la comida, nos fuimos todas a los jardines; pero la tarde estaba tormentosa y tuvimos que entrar en el convento, reuniéndonos en la sala capitular, donde había un altar con una imagen de María, la madre de Jesús. Las monjas, sin yo decirles nada, comenzaron a cantar una invocación a María; yo las escuchaba sin tomar parte en sus cantos, PORQUE NUNCA LAS CANTURÍAS RELIGIOSAS LOGRARON CONMOVERME; pero aquella tarde encontré en las voces de mis compañeras dulces melodías, llegué a conmoverme y dije entre mi: "SIEMPRE HE VISTO A JESÚS, JAMÁS A SU MADRE, Y JESÚS LA TIENE."

-TERESA: Mis compañeras seguían cantando, pintando los dolores de María al pie de la cruz, y algunas de ellas cantaban con tanto sentimiento, que me hicieron llorar y pensé y dije: "¿Si estará su espíritu entre nosotras? ¿Si estará aquí María? Quisiera verla." Y ENTONCES, EN MEDIO DEL SALÓN SE FUE FORMANDO UNA NUBE LUMINOSA, Y DE LA NUBE SE DESTACÓ UNA FIGURA CON LAS MANOS CRUZADAS SOBRE EL PECHO; LAS MANOS SE DESUNIERON LENTAMENTE, EXTENDIÓ LUEGO LOS BRAZOS, Y VI UNA MUJER DEL PUEBLO VESTIDA MUY SENCILLAMENTE, SIN MANTO NI CORONA, PERO CON UNOS OJOS HERMOSÍSIMOS QUE PARECÍAN DOS SOLES, LOS MISMOS OJOS QUE SU HIJO; AL VERLA TEMBLÉ Y LE PREGUNTÉ:

- TERESA: ¿Eres la madre de Jesús?
- MARÍA DE NAZARET: ¿Por qué me llamas?
- TERESA: NO ES CAPRICHO; te llamo porque creo que debes ser muy buena y debes reinar en los cielos.
- MARÍA DE NAZARET: Todos somos reyes de nuestras obras; fui madre de Jesús, pero no estuve a la altura de mi hijo.
- TERESA: Tu hijo debe adorarte.
- MARÍA DE NAZARET: Los espíritus grandes no adoran; protegen, amparan, consuelan, aconsejan, velan por cuanto les rodea. Y al hablar   así, el espíritu se iba acercando a mí, y me preguntó:
-MARÍA DE NAZARET: ¿Dudas que soy la madre de Jesús?
- TERESA: No, no lo dudo; pero... siento... no sé lo que siento.
- MARÍA DE NAZARET: Yo te daré una prueba.
- TERESA: Y ME PUSO LA MANO EN LA FRENTE Y VI... ¡DIOS MÍO! ¡LO QUE VI!... entonces exclamé sollozando:
- TERESA: SI, SÍ, TE CONOZCO; TÚ ERES AQUELLA MÁRTIR. (NOTA DE VALMORE: Recordemos ese episodio , en la epoca de Jesús,   donde el espíritu de Teresa, encarnado en la Samaritana, se encuentra con María de Nazaret y se la lleva a fortificarla en el Palacio del   Gobernador Pilatos: Eso no lo dice la Iglesia pero lo saca a luz pública el “Espiritismo Luz y Verdad”).
- TERESA: Y entonces se alejó María diciéndome:
- MARÍA DE NAZARET: Nunca me olvidarás.
- TERESA: ¡Ah! no, nunca te olvidaré, VIRGEN Y MADRE.
- MARÍA DE NAZARET: ¡Madre! Madre, sí; virgen... vírgenes llegaremos a ser cuando todos seamos buenos ante Dios.
- TERESA: Como yo estaba muy separada de la comunidad, y el salón era muy grande, ninguna se fijó en mí, tan entusiasmadas estaban    todas con su canto; LA APARICIÓN DE MARÍA FUE EXCLUSIVAMENTE PARA MÍ; y se presentó, no como la pinta la Iglesia romana, sino    como en realidad era:
   "UNA MUJER DEL PUEBLO, SENCILLA Y BUENA, SANTIFICADA POR EL DOLOR, ENGRANDECIDA POR EL MÁS HORRIBLE    SUFRIMIENTO. NO PISABA ESTRELLAS NI FLOTABA SOBRE NUBES DE COLORES; NO LLEVABA SU PECHO ATRAVESADO POR      PUNZANTES ESPADAS; NO LLEVABA NI MANTO AZUL, NI MANTO NEGRO; LA VI CON SUS OJOS HERMOSÍSIMOS, CON SU        ROSTRO MELANCÓLICO; ME HABLÓ SENCILLAMENTE, Y NO ME QUEDÓ LA MENOR DUDA QUE LA MADRE DE JESÚS ACUDIÓ A    MI LLAMAMIENTO”.
   - TERESA: Cuando hubo terminado aquella especie de visión mía, me acerqué a mis compañeras y les pregunté si habían visto u oído algo    extraordinario, y todas me dijeron que nada les había llamado la atención; únicamente repararon en mi estado de completa abstracción, de    místico éxtasis; pero como ya estaba acostumbradas a verme muy a menudo así, no se fijaron más en mí. Les conté entonces lo que había    visto, y la comunidad dijo en masa que yo había visto muy poca cosa; y entonces les dije con amarga ironía:
   - TERESA: ¡AH! RUTINARIAS, RUTINARIAS, NO OS AGRADA LO QUE HE VISTO PORQUE SE SEPARA POR COMPLETO DE LA    FARSA RELIGIOSA; y sin embargo, yo he visto la verdad, he visto a la madre de Jesús tal como es, no como la pinta nuestra religión; pero    esa grandeza y esa omnipotencia, no es cierta, porque la madre de Jesús no es la madre de Dios, que si Dios tuviera madre, ésta tendría    sus antecesores, y DIOS NO ES UNA CREACIÓN, ES UNA ETERNIDAD, ES UNA SUMA DE TODAS LAS FUERZAS, ES EL IMÁN DE    TODAS LAS ATRACCIONES, ES EL MANANTIAL INAGOTABLE DE TODA LA VIDA, ES EL ALMA CREADORA DE CUANTO EXISTE;    NO ES UNA PERSONALIDAD HIJA DE PADRE Y DE MADRE; en la historia religiosa de los pueblos, se encuentran grandes figuras que la    ignorancia ha convertido en dioses, pero estas figuras han sido únicamente Agentes, Enviados que han llegado cuando debían llegar para    despertar a las humanidades, y Jesús uno de esos Enviados, y como fue un hombre como los demás, por eso tuvo madre, y la razón acepta    que Jesús tuviese familia como los demás mortales. ¿Fue su madre tan grande como él? ¿Estuvo a su altura? No lo sabemos: únicamente    sabemos que fue un mártir y que sufrió resignada su martirio. Yo la he visto sin las espadas atravesadas en su pecho y sin aureolas    luminosas en su frente; pero la he visto con sus ojos hermosísimos, llenos de lágrimas, llorando ingratitudes propias y extrañas.
   - TERESA: Yo recuerdo haberla visto antes de ahora, sentada al borde de un camino, esperando a su hijo, y después de tanto esperar,    desfallecida por el dolor, su hijo ¡no pasó por allí! yo la he visto llorando el abandono de todos, más grande, más humana, que como la pinta    la iglesia. (NOTA DE VALMORE: LO QUE RELATA TERESA ES LO QUE VIÓ CUANDO EL ESPÍRITU DE MARÍA DE NAZARET LE PUSO    LA MANO EN LA FRENTE; Y QUE SE REFIERE AL ENCUENTRO ENTRE LA SAMARITANA Y MARÍA EN LA ÉPOCA DE JESÚS).
   -SIGUE TERESA: - Yo he visto la verdad, he visto a María santificada por el dolor, siendo mujer, mujer con sus dolores, mujer con sus    desengaños, mujer con su amarga soledad; y así me parece más grande que revestida de mantos y nubes y coronas y angelitos a sus pies,    QUE UNA MADRE LLORANDO LA MUERTE DE SU HIJO, VALE MÁS QUE TODAS LAS VÍRGENES HABIDAS Y POR HABER.
   - TERESA: Yo creo que sin el llanto de las madres, la tierra sería estéril. Os quedáis atónitas por lo que digo, no lo extraño, porque YO VEO    LA HISTORIA DE JESÚS DE MUY DISTINTA MANERA QUE LA VEN LOS DEMÁS. Jesús es un Sol y su madre es un satélite. Jesús da    vida, y su madre da consuelo, y da consuelo porque enseña a sufrir. Ya os he contado lo que he visto; ahora concluyamos de pasar el día    tranquilamente, y quede en mi memoria un recuerdo imperecedero de ESTE DÍA TAN FELIZ ÚNICO EN MI VIDA…..
   NOTA DE VALMORE: ¡Qué iba a pensar TERESA DE JESÚS en ese momento en el que tuvo esa videncia que después, no se cuanto    tiempo después, formaría con MARÍA DE NAZARET Y JUAN EL SOLITARIO el “CUERPO MÉDICO DE LA TIERRA”. Es decir que iba a    saber Teresa que después trabajaría mano a mano con la madre de su adorado Jesús, quien es el espíritu del antiguo ANTULIO!

   FIN

   Valmore Martínez.
Volver arriba Ir abajo
 
EL DÍA EN QUE TERESA VIO A MARÍA.-.-.HNO. VALMORE MARTÍNEZ.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» La verdad detras del cuento de teresa fidalgo
» "Los éxtasis de Santa Teresa son en verdad crisis epilépticas"
» profecía de Teresa Newman
» ACUÉRDATE DE LO BUENO - MADRE TERESA DE CALCUTA
» Rainone de Ruffo, Juana Teresa Berta c/anses s/reaj vs CSJN 2/3/11

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Abierto de Cátedra Virtual :: Tu primera categoría :: Foro abierto de Cátedra Virtual-
Cambiar a: