Foro Abierto de Cátedra Virtual

¡ Bienvenidos queridos hermanos ! Expongan sus mensajes sin necesidad de registrarse. Todo mensaje fuera de contexto, será borrado.
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 EL ESPIRITISMO NO ES FENOMENOLOGIA/PARTE II

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
JOSE SALCEDO



Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 26/11/2011

MensajeTema: EL ESPIRITISMO NO ES FENOMENOLOGIA/PARTE II   Miér Ago 01, 2012 5:00 pm

Qué alquimia sublime opera el Espíritu para demostrar los efectos de la VIDA ELECTRICIDAD, en estas corrientes capaces de todo, que en su belleza de luz sólo el Espíritu puede aventajarla! Ella es, pues, efecto de causa mayor contenido ya en la Ley de Shet: EN ÉL ESTABA LA VIDA, Y LA VIDA ES LA LUZ DE LOS HOMBRES.
Nada hay, pues, más sorprendente y de extraordinaria belleza, que la ELECTRICIDAD, y a pesar de ello no es un fenómeno y sí un efecto de una causa que ha de ser más bella y sorprendente: el Espíritu, cuyo estudio hicimos hace años ya en la memorable Conferencia "La Electricidad y el Espiritismo", sostenida en esta misma Cátedra, la que ha sido reeditada cien veces y al final, hubimos de darle asiento de honor en nuestro libro CONÓCETE A TI MISMO.

EFECTO, dice: Lo que resulta de una causa, fin para que se haga una cosa. Pero como EFECTO viene de EFECTIVO que quiere decir REAL Y VERDADERO, nos encontramos aquí al simple análisis de la Filología, que, FENÓMENO es un error aplicado a los EFECTOS que es forzoso que provengan de una CAUSA, que por la calidad del efecto la hemos de deducir con la FILOSOFÍA AUSTERO-RACIO-NAL, si es que, el tal efecto, sobrepasa el valor de la ciencia positiva, pero que jamás sobrepasará a la Esciencia del Espiritismo, cuya esciencia, para ayuda del hombre TRINO y DUOS CONSCIENTES, queda expuesta en la citada Filosofía y obras de esta Escuela que no se pudieron dar antes porque no habían alcanzado, la mayoría de los hombres, el grado de conciencia necesario; y también, porque era de ley inexorable no descubrir estos secretos, sino a la luz de la ELECTRICIDAD

TODO ES EFECTO NATURAL DE CAUSA NATURAL TAMBIÉN

No digan los filósofos materialistas que les tomamos ese axioma a ellos. Que científicamente lo hayan consagrado en ley, no les abonará que ellos lo han creado; 36 siglos atrás, entraba esa ley (más importante que los materialistas puedan opinar), entraba, digo, hace 36 siglos, en los Secretos de la Kábala de Moisés, encerrándola en la Ley de los Reflejos, simbolizada en la estrella de seis puntas que significa y dice: LO QUE HAY ARRIBA HAY ABAJO Es decir: el efecto, es hijo de su causa. Ya Moisés heredaba esa estrella de su anterior existencia en Tarob. Por tanto, no tomamos de los materialistas esa ley; nos pertenece a los espiritistas racionalistas, desde hace 36 siglos que Moisés la simbolizó de su propia persona, con aun mayor simpleza que Newton concibiera la Ley de Gravedad. En efecto, Moisés, al ponerse sobre el brocal de un pozo formando un triángulo con sus manos apoyadas en la baranda, se ve reflejado en posición inversa en la espejina superficie del agua, y sonríe del gran regalo qué Jacob le transmitiera en la Estrella que adoptara por escudo, y Moisés exclama: LO QUE HAY ARRIBA, HAY ABAJO. Consagrándolo en la Kábala bajo el nombre de Ley de los Reflejos, que encierra en sí misma toda la Ley de los Efectos que muy lejos están las Escuelas Materialistas de comprender, porque no puede definirse nada en ciencia ni Esciencia, por sólo la materia ni por sólo el Espíritu, sino por las dos cosas juntas, ya que son absolutamente inseparables.

Son así de completos y delicados los estudios del Espiritismo Racional que esta Escuela ha presentado para que más no sea confundido, bajo el nombre de Espiritismo "Luz y Verdad", que exige a sus adeptos ser sabios en las cosas de la materia que son las ciencias y en la Esciencia del Espíritu que siempre es la causa de todo efecto, contenido todo en la gran Ley de los Reflejos.

Los que se denominan Espiritistas y no están en posesión de esa Esciencia, chungonamente los han bautizado ya algunos de nuestros Doctores Adherentes d e 1 lejano México, llamándolos ESPIRITITERETEROS.

Los que además de ignorar lo anterior, dicen profesar el Espiritismo y cifran a éste en el milagro del Curanderismo, la adivinanza, la agorería, las prácticas de la Magia Negra y Roja, con más: ritos, altares y ceremonias religiosas, son ESPIRITUALISTAS, enemigos furibundos del Espiritismo, que dieron y dan motivo a los materialistas Pseudo Científicos, para calificar a los Espiritistas de ilusos e ignorantes, no siendo ellos también mucho más progresados: que los Espiritualistas, aunque sí más sanos y limpios; y de entre los dos, el Espiritismo "Luz y Verdad", se queda con los Materialistas y repudia, desecha y condena a los Espiritualistas y Espirititéreteros.

Hay otros terceros, los Teósofos, más señalados que las dos pléyades anteriores, de los que generalmente salen o participan los fenomenistas y los que pomposamente sé autotitulan "Investigadores".

La Teosofía, si la analizamos, en su nombre, estructura y prácticas, piadosamente diremos que, son unos anticuarios empedernidos, incapaces de ponerse al día con la evolución del progreso; pero su nombre lo dice todo: TEO (Dios), y todo Dios requiere religión y la Teosofía no es más que una forma religiosa estrambótica, que hace Dios a cualquier fanático o mentecato, como lo han demostrado en todo tiempo y ocasión, y recientemente en la consagración del famoso Krisnamurti, el que ha faltado a la misión que traía dejándose arrastrar por los fanáticos que le crearon templo y altar. Y es lo más grave que, Krisnamurti, comprende la gran Ley de los Reflejos, lo que para él constituye el más grande prevaricato.

En esta babilónica religión Teosófica, militan los más de los llamados investigadores. Se pasan años invocando antiguallas, que si podrían ser relacionadas en su raíz con los siglos en que se dieron los principios doctrinales del Rosa-Cruz y saber interpretar los signos y símbolos que en abundancia hicieron Zoroastro, Buda y otros, como índice de capítulos que siglos más tarde deberían estudiar los mismos autores ya que se guardaban el secreto de lo que querían representar, lo que sólo podría ser en la luz del Espiritismo y no del Espiritualismo que en general profesan los Teosofistas. No han comprendido los signos, ni tampoco quieren practicar la sabia advertencia de Jesús: POR EL FRUTO CONOCERÁS EL ÁRBOL.

Hay, pues, unas docenas de investigadores del Espiritismo; es decir: de lo que la Teosofía llama FENÓMENOS y también los Espiritualistas y los mismos Materialistas y ya hemos analizado qué, no habiendo nada sobrenatural, no hay tales fenómenos, sino efectos de causas, como lo prueba la Filosofía y las ciencias así lo proclamarán, tan pronto sus cultivadores abandonen algunos prejuicios de religión. Para ello, el Espiritismo "Luz y Verdad" les ha dejado el camino abierto y estamos seguros que así como lo han hecho millares de hombres de ciencia, como consta en sus cartas que tenemos archivadas, lo harán todos los científicos; pero no lo harán los Teosofistas y Espiritualistas, como no lo pueden hacer los religiosos sin dejar de ser religiosos, para los cuales (esos fenómenos que quieren sostener Materialistas, Teosofistas y Espiritualistas) son milagros. El Espiritismo "Luz y Verdad" en su Esciencia y con las Ciencias, los declara EFECTOS NATURALES DE CAUSAS NATURALES. ¿Serán ya los Espiritistas ilusos, presentando a los científicos axiomas superiores y enteramente racionalistas? TODO EFECTO ES OBRADO POR ESPÍRITUS. SEGÚN SU GRADO Y AFICIONES

Ya estamos en el gran manicomio rodeado de un jardín zoológico y un inmenso museo de fósiles recuerdos..

Precisamos acorazarnos y de verdad contra las sugestiones por medio de una razón impermeable a la Sin-Razón mitológica y maniática de incrustados espíritus, a una idea sin idea, cultivada por cada uno de los aberrados a errores en que vivieron y se esfuerzan en conservar a todo trance, sin someterse a la razón

Comprendamos ese gran manicomio en todo el mundo; el jardín zoológico, en la obtusa y revuelta conciencia de los maniáticos de una idea sin idea; y el museo no es otro que las múltiples existencias que grabadas indeleblemente están en sus almas, sin que a su pesar las puedan borrar de su MEMORIA - CONCIENCIA, todo lo cual ha de sugerirles la comisión de hechos que llamaron sus afines fenómenos y milagros

No son discutibles ya las facultades psíquicas y medianímicas, consagradas en la Psicología; y todos los seres racionales tienen una o varias de esas facultades más o menos desarrolladas; pero hasta el presente del todo mal educadas, con las excepciones de los Espíritus muy progresados

Hemos visto a Moisés en el Sinaí copiando el Octocálogo que, por previsión, dos de los mandamientos los divide y da el inmortal Decálogo. Antes vimos a Abraham oír de viva voz, y las escribe, las cláusulas del Testamento que, en nombre de Hellí le dictan, y eran esas cláusulas para entonces, para ahora y para siempre, hasta el fin del progreso de la humanidad terrena, y aun contiene el pase a mundo mayor.

Contemplamos a su nieto Jacob, en la visión de la enigmática escala de Bethel representando la continuada reencarnación, y aun lo vemos luchar cuerpo a cuerpo con uno que le sale al encuentro cuando ha de fundar el pueblo de Israel, pero que le dice el luchador que era Dios. Y, ¿cómo si era Dios se deja vencer por Jacob, hombre? Sí, era el Dios que iba a destruir Jacob, para sustituirle por el Hellí de Abraham, de cuya victoria sobre el falso Dios, Hellí le llamó ISRAEL, que en aquella lengua dice INVENCIBLE, y oye repetirse en él la promesa hecha a su abuelo de cubrir la Tierra con hijos de su semilla, y nosotros sabemos que esto está cumplido, como también una inmensa mayoría ha comprendido ya el otro gran principio de Shet, cuarentarabuelo de Jacob en la materia, pero cuyo Espíritu es el mismo.

Ningún hecho os podría presentar que como éste pudiera llamarse fenómeno, pues ante la ignorancia tiene todas las apariencias de sobrenatural; pero si lo vemos repetirse en Moisés y más tarde en otros personajes, no es sobrenatural, sino simplemente efecto de la causa Ley que el Espiritismo "Luz y Verdad" ve nítidamente y se prueba por la Ley de las Analogías.

Jacob rinde y vence a un Dios. No basta. Es preciso dominar a su reino y sus servidores. Los Espíritus del pueblo de ese Dios, se dan cuenta de su derrota y encarnan los más prepotentes para ser Reyes, Magnates y Sacerdotes, y consiguen los Faraones y su Dios con sus Sacerdotes, hacer cautivo al pueblo nacido del muslo de Jacob.

¿Triunfarán? Los Sacerdotes de Ibis, de Isis y de Osiris, son consumados Maestros en las artes de la Magia Negra y Roja, destructoras.

Jacob volverá en Moisés, y las invencibles fuerzas de la Magia Blanca, que no es otra cosa que las fuerzas y Sabiduría de los Maestros Superiores de la Cosmogonía, a la que ya Moisés tenía derecho adquirido por sus obras y cargo; del modo más burlesco se hace mantener y educar en los Sacerdotes, de sus más feroces Espíritus enemigos. ¿Cómo puede ocultar su luz para no ser denunciado? Aquí aparecería otro gran fenómenos y no es tal. Produce ese efecto, con su causa Potencia y Sabiduría y se crea la escafandra, cargando su periespíritu de las mismas moléculas de sus enemigos que sólo se dan cuenta de la burla del discípulo, cuando ya han sido derrotados y escarmentados con sus propias armas. ¿Dirán aquellos Maestros del Mal que fueran una mixtificación los hechos de las plagas y otros grandes efectos, como fulminar a un hombre con sólo tocarlo con su vara? Eso equivaldría a confesar falsos también los hechos de sus dioses por sus Sacerdotes, y Moisés sabía que eso no lo dirían, porque era destronarse ellos mismos. ¿Cómo estudian esos hechos los campanudos Teosofistas y Espiritualistas amalgamadores?...

Aún siguen cantando el milagro de abrir las aguas del Mar Rojo y la lluvia del Maná, lo mismo que los Sacerdotes de entonces para no caer en descrédito y lo mismo también que las religiones Católicas y Ortodoxo-Cristianas que son la última edición de aquellos.

Hemos visto entonces venir preclaros hombres bajo el nombre de profetas, que amedrentan a los Reyes; vimos a Daniel hacerse cama encima de los leones y no se explican cuál sea la causa de ese efecto y lo consagran milagro, pues vendrían ángeles que dominaran a las hambrientas fieras. No. Sabe Daniel que como todos los seres de la Naturaleza, convive en nosotros el instinto León; le bastará usar de su gran potencia psíquica y los leones verían no un hombre, sino un león como ellos y noblemente se dan hospedaje.

Vimos a Jesús en el Tabor alumbrando como un Sol, cuyos rayos salen de sí mismo. ¿Qué hizo para ello? Evocar a Moisés y otros porque necesitaba tomar autoridad sobre su Colegio Ambulante. Pero Jesús, graduado Maestro en la Escuela de los Esenios, estaba en el secreto del poder psíquico magnético, que es la causa de aquel efecto.

Moisés, entre la multitud de mistificadores, enemigos del Espiritismo contenido en la Vedanta, ha prohibido a los Espíritus de luz de acudir a ningún llamado que no sea hecho por Maestros de su Escuela, de la que todos los profetas y otros sabios como Arimatea y Gamaliel fueron discípulos y graduados, estando dispuestos siempre a desmentir a los Sacerdotes de la prevaricadora Religión ludía que, ante el terror del desmentido aguantaron la figurada resurrección y ascensión de Jesús. Dos actos obrados a conciencia y sabiduría de Tos sabios hombres de la Kábala, lo que ya nos demuestra que, el hombre TRINO, puede hacer esas grandezas. Pero nos asegura que los hombres DÚOS y aberrados al mal, pueden por la misma ley obrar los efectos de su grado y los obran en oposición.

En efecto. Los aberrados a la Religión, hemos visto que perversamente han hecho visiones de imágenes según su creencia e imposición de sus Maestros, aprovechando las Facultades de esas médiums, y allí la beata María de Alocuo que materializa la imagen que llamaron el Corazón de Jesús, en cuya materialización no tomó parte el Espíritu de Jesús y sí un enemigo de Jesús y conservador del milagro para un momento más de vida de la apócrifa Religión Cristiano-Católica que ya empezaba su agonía y no curará.

Hacen igual con Bernadeta en Lourdes, en Lujan y en un millón de puntos y nombres más. Pero hemos llegado al momento de que los efectos se vulgaricen y hay apariciones en todas partes y en todas las formas: bellas unas, grotescas las otras, y les han dado el nombre de fantasmas, porque a todos les hace temblar. Han habido majos que hicieran alarde de guapeza, no con sana intención, y su alarde se acabó al recibir una bofetada donde estaba como hombre, él solo. Otros de orden policial van ufanos a llamar al orden a quien no ven; y los desarman y son víctimas de una función fisiológica y no muy agradable, y se acabó su ufanidad y su autoridad.

En otros puntos caen piedras y ladrillos sin romper el techo ni las paredes y vuelan los botines sin que vean mano alguna.

Otros, ven hacerse una pelota el caballo en que cabalgan y no logran hacerlo pasar. ¿Qué hay? En otras partes trasladan los pesados muebles o se oyen ruidos de cadenas, o de música y se abandonan las viviendas y allí no hay nadie que se vea.

En otras ocasiones, por modo más inteligente y de estudio de los que pueden y saben estudiar, se producen materializaciones que se fotografían, se consiguen levitaciones y hermosos efectos de aportes de objetos, que no estaban donde se opera y, aun se les ha concedido a los negadores ver y tocar con sus manos una materia segregada por el médium que hemos llamado Ectoplasma y han visto con sorpresa que, otra vez, esa materia, ha vuelto a entrarse en su propio cuerpo. En fin, no ha escatimado el Espiritismo las pruebas de la acción del Espíritu, y a pesar de todos esos mismos investigadores que palparon los efectos siguen negando la causa. ¿No es acusarse de maniáticos y hasta (permítaseme la palabra sin tomarlo en ofensa de nadie), y hasta, repito, de irracionales? Lo que hay es que, son unos plutócratas sin vasallos; unos prepotentes impotentes y unos Pseudo-Científicos, porque no conocen la Ley de los Reflejos y no saben posesionarse de la Ley de las Analogías, de las que, los Espiritistas Racionalistas de esta Escuela, están en posesión, cada uno en su grado de progreso y saben que todo efecto es hijo de una causa, por lo cual deshacen el milagro y el fenómeno.



LOS EFECTOS SON DEL ESPIRITISMO, PERO NO SON EL ESPIRITISMO



Siendo evidentes los hechos anteriores, de los que hay largas crónicas periodísticas y policiales y hasta estudios judiciales, desde que se ha admitido la Ley de la Psiquiatría, no es posible la negación de los efectos de los Espíritus y por tanto del Espiritismo en su anverso y reverso. Es decir: de los Espíritus de progreso y de los de retrogreso o adelantados y retrogradados, lo que no es contra la Ley, porque LA LEY ES UNA. Ni está reñido tampoco que haya Espíritus muy sabios y aberrados al mal y perversos cuanto sabios. Cuando se ha dicho COMO ES LA VIDA ES LA MUERTE, se ha querido significar que como fue el hombre, será su vida de Espíritu. La religión ha mistificado ese aforismo sobre el que ha creado el infierno, el cielo y el purgatorio y hasta el limbo, para explotar todos los grados y modalidades de las existencias de los hombres. Pero, en previsión, el Mártir del Gólgota había dicho: EL QUE NO RENACIERE DE NUEVO, NO DISFRUTARA DE LA VIDA ETERNA, con lo que afirma la reencarnación necesaria al progreso espiritual y material de cada ser racional, lo cual es un efecto de la causa progreso y sabiduría y omnipotencia de aquel sublime mandato de nuestro Padre Universal al emitir nuestros Espíritus, partículas de su propio ser: ID, HIJOS MÍOS, A CONTINUAR Y A ACRECENTAR LA CREACIÓN, Y CUANDO SEÁIS MAESTROS DE LA CREACIÓN, VENID A MÍ. Y SIEMPRE OS ESPERO. En ese CUANDO y en ese SIEMPRE, entrega a sus hijos el LIBRE ALBEDRÍO, para obrar y volver más antes o más tarde porque no podrá volver con deudas a la Creación ni a sus semejantes. Mas, no nos detengamos aquí en las miríadas de millones de este quinto mundo que ocupa esta humanidad y continuará ocupando otros según aquella cláusula del Testamento de Abraham: LOS MUNDOS SON INFINITOS Y EL HOMBRE HA DE VIVIR EN TODOS LOS QUE EXISTEN; PERO LA CREACIÓN SIGUE Y NO SE ACABA. No nos detengamos, digo, en esa interminable historia que ya hemos recopilado en toda nuestra obra, donde os podéis ilustrar, y vamos a la prueba del punto final de que: EL EFECTO (FENÓMENO), ES DEL ESPIRITISMO, PERO NO ES EL ESPIRITISMO.

Los efectos no pueden ser la causa que los produce. Yo, como hombre, soy efecto de mis padres (causa), y yo no soy mi padre. Mi Espíritu es hijo del Universal Padre, pero mi Espíritu no es el Creador de sí mismo. Yo produzco efectos; esos efectos no soy yo. Pueden representar mi personalidad, mi moral, mi progreso; pero son efectos de esa capacidad de mi personalidad material, pero allí no está mi persona ni mi Espíritu. Levanté casas y palacios. Construí represas o diques para, transformar la fuerza del agua en fuerza eléctrica; tendí líneas e instalé ciudades. Escribí libros, los imprimí y llevé al mundo los conocimientos de mi Espíritu, pero mi Espíritu no está allí. Allí están los efectos de mi Espíritu (causa). Allí en esa vitrina hay una buena colección de aportes obtenidos en esta Cátedra, por obra del Espiritismo que manda, como Gobierno a los Espíritus facultados obrar y mostrar esos efectos. ¿Veis allí al Espíritu operador? ¿Veis allí al Espiritismo que los ordenó? Allá en Europa y aquí en América y ya en todo el mundo están mis obras y, sin embargo, mi Espíritu está en mí. ¿Quién se atreverá a decir que en aquellas paredes de los palacios, entre el hormigón de los diques o en las líneas de alambre esté mi Espíritu? Puede estar y está la inteligencia de mi Espíritu, como en mis libros está la ciencia de mi Espíritu y la Esciencia del Espiritismo del que formo parte integrante y necesaria; pero son todo ello efectos de esas causas que podrán perdurar siglos, hasta que las renueve agrandándolas conforme a otro grado de progreso alcanzado, pero siempre serán efecto mayor de causa mayor.

Quiero que de esta explicación que por su simpleza apenas tiene carácter científico, pero que entraña precisamente todas las ciencias y la Esciencia, quiero, digo, que las aprovechen los que se llaman investigadores del FENÓMENO y cambien ya las prácticas y el sentido irracional que aplican, y comprendan, de una vez, QUE NO PODRAN JAMAS TOCAR LA CAUSA QUE PRODUCE LOS EFECTOS DEL ESPIRITISMO.

Si yo tuviera el instinto de venganza y criminal, desearía que esas pléyades de insensatos Pseudo-Científicos y aun Pseudo-Sabios que sin preparación se meten a investigar, cargados de perversidad en odio a la verdad, quisiera, repito, que pudieran tocar al Espíritu y nos veríamos libres de un gran número de enemigos, porque serían fulminados en sus materias.

La potencia calórica del Espíritu y su fuerza electromotriz, ES DIEZ MILLONES DE VECES SUPERIOR A LA ELECTRICIDAD DINÁMICA ORDINARIA

Cualquiera que quiera tocar ese juguete de fuerza eléctrica sin aislarse, es fulminado. ¿Qué le pasaría al tocar el Espíritu con DIEZ MILLONES DE FUERZA SUPERIOR? Mas es fuerza sutil; fuerza de movimiento y no fuerza de peso bruto. Esta corresponde en ley matemática a la pesantez o densidad delALMA y cuerpo en que acciona el Espíritu que traduce su movimiento en calor y éste en fuerza dinámica de su propio cuerpo y alma, que la veis y la vivís en las corrientes sanguíneas y pulsaciones del corazón que obra como motor.

Un Espíritu con alma relativamente purificada, puede, como por ejemplo Jesús, mostrarse en radiante luz, como en el Tabor, mas no puede mover un pesado mueble o transportar un pesado objeto, porque todo se sujeta a la Ley. El alma de Jesús tiene poca materia bruta y por ley poca fuerza bruta porque ya la transformó en luz y sabiduría. Pero Jesús puede mandar a otros Espíritus de más fuerza bruta y los dinamiza con su mayor fuerza de inteligencia y movimiento y producen esos efectos, que son del Espiritismo pero que no son el Espiritismo (causa), por los efectos demostrados.

El Espiritismo es el Gobierno del Padre Creador del Universo, como lo hemos sentado en nuestra Proclama EL UNIVERSO SOLIDARIZADO, de cuyo axioma nace lógicamente EL MUNDO TODO COMUNIZADO , lo que es de necios negar porque así lo veis todos, aunque os pese. Lo que será TEMA de la próxima conferencia.

¿Queda alguna duda de que el Espiritismo no es la FENOMENOLOGIA y de que LOS EFECTOS SON DEL ESPIRITISMO PERO NO SON EL ESPIRITISMO? Sólo en los retrógrados puede quedar duda. Pero no nos proponemos convencer o nadie ni imponer nada, sino exponer los axiomas, dejándolos libres, al estudio de los racionalistas por los métodos de la Filosofía Austero-Racional, que no tiene errores de conceptos ni de ciencia y está sentada sobre la Esciencia, donde veréis que cada uno somos hijos (EFECTO) de nuestras obras y que cada hombre y cada Espíritu es un grado del progreso que señala otro.



SIEMPRE MAS ALLÁ.



Joaquín TRINCADO.

Digitalizado de la Revista Triangulo Año IV Núms. 11 y 12 del 20 de Julio-Agosto de 1954.

Editada por la Cátedra Regional de Cuba Nº 200 JOSE MARTÍ, de la EMECU
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
EL ESPIRITISMO NO ES FENOMENOLOGIA/PARTE II
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» parte oscura del espiritismo????
» Aprender Espiritismo o ver si tengo lo necesario para ello
» Karma en el Espiritismo
» ESPIRITISMO vs Plataneria....
» El Espiritismo..Malo O Bueno?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Abierto de Cátedra Virtual :: Tu primera categoría :: Foro abierto de Cátedra Virtual-
Cambiar a: