Foro Abierto de Cátedra Virtual

¡ Bienvenidos queridos hermanos ! Expongan sus mensajes sin necesidad de registrarse. Todo mensaje fuera de contexto, será borrado.
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 EL AMOR AL MEJOR BIENESTAR PROPIO Y COMUN/LOS CINCO AMORES MTRO JT

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
JOSE SALCEDO



Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 26/11/2011

MensajeTema: EL AMOR AL MEJOR BIENESTAR PROPIO Y COMUN/LOS CINCO AMORES MTRO JT   Miér Mayo 16, 2012 7:21 pm

CAPÍTULO SÉPTIMO
EL AMOR AL MEJOR BIENESTAR PROPIO Y COMÚN



Siempre que conozcamos cómo un hombre rige su casa y la moral de ella, podemos asegurar que igual arreglaría y dirigiría un estado.

En capítulos anteriores hemos versado todo nuestro estudio sobre la familia y hemos ascendido a la ciudad, comprobando que el amor ciudadano es más extenso y menos intenso y por lo tanto más libre de egoísmos pequeños y raquitismos que el de familia, convirtiéndose igualmente que el amor, el egoísmo, en más extenso, pero dejando de ser pasión y convirtiéndose en virtud ciudadana.

¡Cuántas evoluciones y tremendas luchas ha sostenido el espíritu para llegar a este asomo de sabiduría, convirtiendo el egoísmo en altruismo, haciendo virtud de lo que fué un vicio y una pasión! Pero no nos sorprenda esto, cuando consideramos al hombre en la tribu y más atrás en la soledad de la caverna, ideando por la necesidad la satisfacción muy rústica de sus menesteres, que al fin no se bastó y tuvo que buscar la unión de otros y formar la tribu, que encontró buena, por la ayuda de unos a otros.

Entonces hubiera sido inútil hablarle de ninguna de las economías que dejamos expuestas, y sin embargo, en sus hechos inconscientes, sólo instintivos, fundaba los prolegómenos de éstas. Allí la materia sólo conocía la satisfacción de su instinto; pero sin que se den cuenta, obran por la inspiración de su encerrado y anublado espíritu, heredándose el hombre al hombre, en sus grados de progreso que quisiera y no, por grande que fuera su egoísmo, no podía hacer que no lo disfrutara la tribu.

Esto nos impone de un modo inconfundible, que ningún hombre, por egoísta, avaro y desalmado que sea, no obra nada por sí solo.

Vamos a fijaros en lo más riguroso del egoísmo que podamos idear, para ver confirmado lo del punto precedente de que ningún hombre obra nada por sí solo.

Supongamos un ser que no quiera tomar parte absolutamente en nada de la sociedad: no tenemos en cuenta que por su aislamiento carece de todo confort, decencia y comodidad; nos fijamos únicamente en que se basta (a su modo) a sí mismo; no consume nada de la sociedad, de la que vive aislado y he aquí que, a su pesar, su no consumo redunda en beneficio de la sociedad, porque a más le toca; lo que es un bien; no es recomendable, en verdad, esa acción, ni puede ser tampoco, pero queda probado aún este caso extremo, que no puede obrar nadie, nada, sin que la sociedad reciba en común un beneficio más grande o más pequeño. Y aun en este ejemplo, queda un gran bien para la comunidad, de inestimable valor moral y científico, que será el estudio de esa vida solitaria, irracional, que llevará a los hombres al convencimiento de que, la individualidad, es mala y que la vida social en comunidad, es buena y encomiable.

En la vida ciudadana tenemos otros ejemplos que nos van a confirmar en que, sólo el trabajo y la vida común de toda la ciudad; es lo mejor.

Registramos, por desgracia, colectividades asociadas que sólo de puertas adentro tienen su interés comunitivo: éstas son las sociedades religiosas, sean del matiz y color que sean. Prescindamos aquí de sus falacias morales, de sus ritos, de sus prácticas externas y hasta de sus Dioses y fetiches, que son el todo de su falacia, engaño, fraude y mentira.

Nos fijamos solamente en que, para ellos, materialmente, sólo existe la comunidad de puertas adentro y ese es su mundo, importándoles muy poca cosa el progreso, demostrado en que se oponen y predican contra él; pero que, aun contra su pesar, el progreso traspasa sus puertas y espesos muros y los traiciona, lo mismo que las bellas que se les ponen delante, les recuerdan que son hombres, y... el hombre hace traición a su voto irracional de castidad o celibato.

Si esos encerrados en la obscuridad o media luz de los claustros, cooperaran a la luz del día con los padres ciudadanos, con los hombres, no tendría el progreso el retardo que ocasiona el empeñarse y conseguir por su fuerza irresistible cubrir el área de esos claustros, porque el progreso no puede tener parcelas o predios vacíos, porque es como el Éter, que todo lo llena y vivifica.

La oposición de estas colectividades retrógradas, que además consumen y no producen nada de provecho a la vida (si no es el desengaño de su grey), también nos demuestra que no es moral la vida improductiva; y he aquí lo único de provecho que entrega a la sociedad, en cambio de consumirle sus productos con el engaño de Dios.

Ese provecho es más valioso de lo que parece y sin él, los hombres de ideas, no habrían ahondado tanto en la necesidad de que es necesario el trabajo productivo para la moral y bienestar de los pueblos, por el desengaño dado por esas colectividades o comunidades parásitas de religiosos, el hombre (teniendo un instinto innato de que ha de haber un ser superior a todo, que sea principio y fin de las cosas y el todo de la Creación), teniendo ese instinto innato el hombre, repito, se dió a buscar a ese todo y encontró que era su padre y no su tirano vengativo que castiga y da gracias, como el Dios de las religiones; y el hombre encontró a su padre en su mismo corazón y comprobó, además, que el hombre, por su
espíritu, es un creador y demostrador de la vida en formas.

Es un, provecho indudablemente este resultado; pero ¿no fuera mejor, que en vez de tener que trabajar tanto para encontrarlo, que no hubiera tenido que buscarlo, porque los sacerdotes de todos los tiempos lo habían ocultado y mixtificado con refinada maldad, para vivir en su nombre, de la ignorancia?

Sin duda fuera esto mejor, aunque no tendría tanto valor; porque vale más, lo que más cuesta conseguir; pero el valer más una cosa, no quiere decir que sea mejor; lo que sí se le da más valor, por los sacrificios que costó o por la escasez del producto; luego fuera mejor que el hombre no perdiera su conocimiento perpetuo y continuado de su Padre, que por haberlo perdido, tuvo después absoluta necesidad de encontrarlo, luchando terriblemente con los que lo ocultan por juramento religioso.

Estos, pues, aun en medio de tanto egoísmo y separación de la sociedad, no han podido evitar el gran bien que los hombres libres han sacado en el estudio de esas colectividades religiosas, de lo que llegaron a sentar científicamente que el Dios de las religiones, no es, no puede ser el Padre Creador.

He aquí, como aun esos terribles enemigos de la humanidad han cooperado, a su pesar, al bien común, pero no tienen parte en ese bien común.

Conviene sentar bien claro este punto: «Pero no tienen parte en este bien Común», porque hoy que las corrientes ideales están derribando los templos de esos Dioses de la Falacia, las religiones tratan de salvarse del naufragio y no hay más que una barquilla que los puede recoger. Esta barquilla es la verdad de: «Sólo el trabajo productivo regenera y da derecho al consumo». Lo que en palabras menos filosóficas, pero de Justicia, los Soviets Rusos lo han hecho Ley así: «El que no trabaja, no come».

A esa sentencia le falta la condición; y no es extraño (como ya lo estamos viendo) que los sacerdotes Rusos se hagan derecho en ella, desde que no especifica la clase de trabajo; y el entretenimiento del sacerdote, para su religión, es trabajo.

Como nosotros hemos entrañado en la religión y hemos comprobado que todas son causa de inmoralidad en todos sus entretenimientos, hemos sentado que: «Sólo el trabajo productivo regenera y da derecho al consumo», en lo que no pueden encontrar las religiones tangente de excusa ni escape a la vida social civil y común, no por colectividades, sino por ciudades primero, para luego, por fuerza del amor que se desarrolla y de la necesidad de expansión, comunizarse por regiones, que por las mismas razones se federarán para llegar a borrar todas las fronteras, estableciendo para todos la misma ley, la misma moral y hacer la sola y única, comunidad fraternal.

Nosotros, que habíamos legislado para este régimen, mientras todas las naciones se armaban hasta los dientes para batirse en la guerra más vergonzosa, y conocíamos las mañas religiosas, no perdimos de vista a los religiosos de todos los matices y no nos negará nadie, que todas las religiones y sectas bendecían los armamentos de sus naciones y clamaban a Dios por la victoria, a costa de la derrota de los otros, tan fanáticos como ellos y tan embusteros y criminales, que no hemos encontrado diferencia (sino acaso en las formas) entre el tenebroso Rasputín y el falaz Mercier; ante el siniestro Clemenceau y el fatídico Káiser Guillermo.

Rasputín, en nombre de Dios, hace orar a las bellas a sus pies, en traje de Adán; Mercier enciende el odio entre las mujeres de Francia y Belgas; Clemenceau recibe bendiciones y hasta exhortaciones del Pontífice Romano, y Guillermo manda hacer preces y en cada proclama de muerte espera de Dios la victoria. ¿Puede darse mayor escándalo? Es verdad que cada uno de esos culpables, él mismo era el Dios a quien pedía, porque todo Dios religioso, no puede ser más ni otra cosa, que lo que es cada Pontífice o representante; y como nosotros sabíamos este secreto, nos burlábamos de todos ellos y pedíamos y les dió, el Padre Creador, el triunfo a los trabajadores, porque «Sólo el trabajo productivo regenera y da derecho al consumo».

Ahí está la prueba de nuestra verdad, en el comunismo que se inicia en todo el mundo, empezando (es cierto que mal) sobre los escombros plutócratas y religiosos del Zar y de Rasputín. ¿Que han tenido que matar por no ser muertos? La defensa es justa y no hay Dios que la castigue. Era la mayoría el pueblo trabajador que sacudió el yugo que le fué oprobio largos siglos y no reparó en sacrificios. «Por amor al mejor bienestar propio primero y comunal después», lo cual es lógico que así sea.

Si un rey ( a quien como misionero que es, le hemos comunicado las cosas que habían de venir) fuera noble, podría dar testimonio de nuestra previsión y acierto en los, vaticinios. Pero como prevaricó y no quiso cumplir lo más importante de su misión, no se mostró noble, ni lo será ahora; pero en nuestro archivo están los borradores de aquellos despachos, cumplidos todos, menos la caída del tal Rey, (hasta este momento); pero es peor para él, puesto que siendo el último, habrá sufrido su infierno viendo su inevitable rodar. ¿Y quién puede predecir en qué forma rodará, ya que su estancia en ,el trono, es sólo debido al crimen que se comete contra la santa libertad? ¿Se repetirá el caso de Rusia?... Mucho nos lo tememos, ya que él ha sido temerario: mas no podrá evitar que el pueblo tome el poder en la forma que pueda; y el odio, acrecentado en cuatro años desde que se le dieron los finales de la contienda entre el pueblo trabajador y la plutocracia religiosa y civil, ha de hacer su explosión y no mirará el pueblo el sacrificio que haya de hacer para aniquilar para siempre las coronas;, y coronillas, mitras, capelos y tiaras, tronos, cetros y espadas, que sólo fueron peligro de la humanidad como instrumento del Cristo-Dios y del Dios Krisma y de todos los Dioses, becerros, serpientes, palos, piedras, metales y de barro.

Todo esto se impone al hombre «Por amor al mejor bienestar propio y común».
JOAQUIN TINCADO
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
EL AMOR AL MEJOR BIENESTAR PROPIO Y COMUN/LOS CINCO AMORES MTRO JT
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Cómo cuidarse a uno mismo
» Meditación para el amor propio
» CUAL ES EL MEJOR DIA PARA HACER UN AMARRE DE AMOR ?
» Meditación d amor propio por uno mismo y por los demás
» SIN AMOR PROPIO

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Abierto de Cátedra Virtual :: Tu primera categoría :: Foro abierto de Cátedra Virtual-
Cambiar a: