Foro Abierto de Cátedra Virtual

¡ Bienvenidos queridos hermanos ! Expongan sus mensajes sin necesidad de registrarse. Todo mensaje fuera de contexto, será borrado.
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 COMUNICACION DE LA MAESTRA MERCEDES RIGLOS DE TRINCADO.COLABORACION DE LA HNA.OLFA REYES.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
JOSE SALCEDO



Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 26/11/2011

MensajeTema: COMUNICACION DE LA MAESTRA MERCEDES RIGLOS DE TRINCADO.COLABORACION DE LA HNA.OLFA REYES.   Sáb Ene 21, 2012 8:03 am

"Os invitamos por siempre a caminar el bendito camino que a nuestro Padre os conduce. Dadnos la alegría que ni uno falte en el banquete del Amor. Y ahora y siempre sabed que el amor de mi espíritu está junto a todos vosotros para satisfaceros y ampararos; guardad mis palabras en vuestras almas y que fructifiquen." (Mercedes Riglo).

MEDIANIMICAS
Cátedra Regional de Cuba N° 200
“JOSE MARTI”
22 de noviembre de 1951
Médium: Josefa Samaniego Martínez
Comunicante: Mercedes

Buenas noches, hermanos.

Os encuentre mi espíritu guardados en la fortaleza de su amor y sostenidos en el convencimiento y la seguridad de que no se lucha y sufre en vano el espíritu por su causa, la causa justa y limpia de la verdad.

Se os ha dicho y hoy se os vuelve a repetir que cuanto más os ataque, que cuanto más pruebe el detractor las fuerzas de vuestras almas y el temple de vuestros espíritus, aún más serán acrecentadas aquellas y aquel, para que podáis resistir el empuje de aquellos para los cuales sois el obstáculo que inútilmente tratan de barrer.

Y en todo momento difícil de lucha y de prueba, confiad en vosotros. Aún con más fuerza y con más luz irradiarán vuestros espíritus para aclarar a vuestro alrededor las sombras tenebrosas que inútilmente tratarán de opacar. Seréis como el alto y radiante faro luminoso que en las oscuras noches de tempestad, muestre a los viajeros extraviados en el mar embravecido, el seguro puerto donde ir a echar el ancla salvadora.

Continuad, no os acobardéis. Mirad que con amor seguiremos vuestros pasos; estamos atentos a vuestras luchas, puestos nuestros oídos a escuchar el clamor angustioso con que en demanda de ayuda llegan hasta nosotros.

Luchad, confiad, esperad y actuad; dolorosa es vuestra tarea. Todo ello será olvidado en el momento bendito en que recojáis el fruto de vuestros afanes, de vuestros dolores; aquél que habéis hecho fructificar con vuestras lágrimas, florecer con vuestras angustias y vuestros desvelos. Sabed que no sois espíritus débiles, que habéis sido largamente preparados para esta hora en que tanto se habría de exigir de vosotros. Porque aunque aún la veis pequeña, vuestra obra espiritualmente tiene proyecciones incalculables que hoy escapan a la fuerza de vuestros intelectos, pero que un día cuando os mostremos hasta donde pudisteis llegar con vuestras luchas y nuestras enseñanzas, sabréis que aquellas fueron mucho más allá del reducido grupo que las escuchó y que más allá de los estrechos muros de vuestra Cátedra fueron a repercutir, siendo la llamada de alerta que a muchos despertó para ir a engrosar las filas, cada vez más numerosas, del invencible ejército de espíritus liberados.

Y que un día serán miles y miles los que vueltos hacia vosotros y con las manos tendidas en gestos de amor y gratitud os dirán: venid, venid a nosotros que habéis sido los que nos habéis ayudado a despertar y nos habéis conducido por el camino de la verdad, de la redención, de la salvación.

Toda la felicidad que hoy disfrutamos es posible porque supisteis ser fuertes. Sobreponeros a vuestras flaquezas y debilidades, ser fuertes ante el dolor, abnegados, renunciando a vuestra propia felicidad para pensar solamente en el dolor de vuestros hermanos débiles y extraviados.

Sois vosotros, los que desesperadamente anheláis en la Tierra la felicidad, que queréis correr tras un poco de dicha efímera que tan poco dura y… que comprenderéis cual es la verdadera felicidad, el gozo infinito qué sumerge al espíritu en el éxtasis sublime que ya hemos probado aquellos que pudimos superar todas las debilidades, todas las flaquezas, todos los egoísmos inherentes a la materia, que siempre tirará hacia la parte más suave, aquella que menos dolor y más placer le brinda.

En aquella hora sublime, cuando contempléis el cuadro que en estos momentos contempla mi espíritu, saturadas vuestras almas de la más pura emoción, entonaréis ante el Padre Eloí el sublime cántico de amor que para Él repiten incesantemente todos los mundos de luz y de amor ya liberados del dolor; los mundos que esperan ansiosos a su hermana Tierra para que conjuntamente con ellos vaya a entonar también el sublime y melodioso canto de amor que sube hasta Eloí, divino e infinito himno de amor que va hacia el Padre, exhalado de sus hijos que ya le han acatado y reconocido como a tal.

Pero hasta tanto ese momento llegue, no estáis olvidados ni abandonados y somos nosotros, vuestros hermanos mayores, los encargados de traeros también momentos de alegría que fortalezcan a vuestras almas y den a vuestros espíritus el necesario temple para proseguir la dolorosa marcha.

Son alegrías pequeñas estas, que os traemos con nuestras palabras untadas de amor, que es la miel de nuestros espíritus y por eso en esta noche para que no os sintáis solos, ni tristes ni abandonados, vosotros mis hermanos muy amados, los hijos de mi Padre, he llegado yo a traer esta alegría, tal vez pequeña, pero que aspiro a que sea manjar delicioso que saboreen vuestros paladares para compensaros de tantas amarguras vividas y para una vez más ratificaros la confianza y el amor que en vosotros han depositado vuestros hermanos mayores, los Maestros, sin que en esto se quiera ver parcialidad, sino solamente justicia, justicia, justicia de ley para vuestra lucha y amor, para vuestro sacrificio y abnegación.

Que sean mis palabras de esta noche, un hilo de oro que vaya a unir a todos los espíritus amorosos que de verdad amen la causa de Eloí. Que sea éste el que vaya a unir todas las Cátedras, todos los Grupos, todos los hermanos con aquella que es la Cátedra madre y de la cual con ojo avizor y oído atento y el alma abierta, atentos estamos para oíros, aconsejaros, guiaros y vigilaros y deciros que sois todos uno en nuestro amor. Que no hacemos diferencias, que sois todos nuestros hermanos muy amados y que os invitamos a uniros en fraterno abrazo de amor para formar así la invencible muralla que no podría nunca jamás el lobo detractor derribar uno solo de vosotros; nuestras ovejas que amorosamente guardamos y que esperamos en un día feliz poder presentar al Padre en aquel fragante ramillete, en aquella rosa luminosa a que pasaremos para demostrar nuestra dicha y gozo y para recibir de ella el saludo amoroso por haber podido ir juntos a recibir el saludo de los mundos, donde ya la Comuna de Amor es Ley.

Guardados estáis todos en nuestro amor. Sois todos, para nosotros, objetos preciadísimos y en todos los momentos van hacia vosotros nuestros pensamientos llenos de amor, porque igualmente seáis guardados en su amor y en el acatamiento a sus leyes para que en vosotros no encuentre el detractor la flaqueza que le permita inocularos su sutil veneno.

Confiad en que todos nosotros, con valor y abnegación llevaremos adelante la obra del Maestro y no dejaremos caer la bandera de Amor y Fraternidad que confiara en nuestras manos y que todos somos responsables para que ésta jamás pueda ser arriada.

Uníos todos en amor. Quitadle esa alegría al detractor y dádnosla a nosotros, vuestros hermanos mayores y a la madre el fuerte abrazo amoroso. Seamos por siempre el frente unido donde ya no tenga más oportunidad el detractor de venir a sembrar su cizaña.

Que todos hasta los cuales llegue el saludo amoroso de mi espíritu, puedan interpretar cabalmente mis palabras y que amándoos los que me escuchan y todos aquellos a quienes llegue, prosigáis con valor esta ardua y dolorosa tarea de ir haciendo luz en las conciencias, sembrando amor en los espíritus y allí donde el detractor clavara enconada espina, sembremos nosotros la rosa blanca de amor y fraternidad, cuyo perfume, saturando las almas enfermas se el bálsamo que cure sus llagas, mostrándonos a todos el camino de la luz.

Os invitamos por siempre a caminar el bendito camino que a nuestro Padre os conduce. Dadnos la alegría que ni uno falte en el banquete del Amor. Y ahora y siempre sabed que el amor de mi espíritu está junto a todos vosotros para satisfaceros y ampara
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
COMUNICACION DE LA MAESTRA MERCEDES RIGLOS DE TRINCADO.COLABORACION DE LA HNA.OLFA REYES.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Maestra cristiana da su vida para salvar a 17 niños
» SOY MAESTRA.
» Las 12 tribus psicológicas , "Tus dones y antidones" de Mercedes Miranda
» tel de UDAI Villa Mercedes
» Tito El Maestro – La Llave Maestra (2014)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Abierto de Cátedra Virtual :: Tu primera categoría :: Foro abierto de Cátedra Virtual-
Cambiar a: